Las mudanzas locales son las más comunes, ya que muchas veces rentamos una casa u oficina relativamente cerca de nuestra anterior ubicación para no perder clientes o afectar las actividades diarias. En estos casos, te recomendamos empacar rápidamente las cosas más delicadas, rotulándolas con la palabra “frágil” para su fácil identificación.

Echa la ropa en bolsas (sin ganchos) y los muebles puedes envolverlos con cobijas o sábanas para evitar que se maltraten. Si necesitas ayuda sólo debes llamarnos, recuerda que en Fletes y Mudanzas CCM Castro somos expertos en el tema.

Por otro lado, cuando se trata de mudanzas foráneas, debes tener en cuenta que los trayectos serán mucho más largos (de días incluso) en función del estado al que te habrás de cambiar. En estos casos, deberás analizar con más tiempo el tipo de pertenencias a trasladar para su correcto emplayado.

Te recomendamos no llevar comida u otras cosas perecederas (algo que sí se puede hacer en mudanzas locales). Aprovecha para tirar todo lo que ya no necesites o regalar lo que aún sea útil. Si tienes dudas sobre lo que puedes llevar en trayectos largos sólo contáctanos, te atenderemos con gusto.